Prefiero la noche

night

Con mis dedos y desde mi corazón escribo estas líneas. Hace ya algunos días que no recurro a este medio. Hoy vuelvo inspirado por los versos de un joven poeta que removieron el sedimento de mi amor por las letras, por la escritura, por los cuentos y por la hermosa libertad de expresar mis emociones y, por qué no, las incoherencias que me suelen asaltar mientras escribo este tipo de líneas. A soltar la pluma, como se dice por ahí.

Concluí mis estudios de posgrados hace menos de un mes. La nueva vida se asienta con lentitud. Los cambios me hacen dudar y en ocasiones siento un vacío que me hace preguntarme «y ahora qué».

Y ahora qué, pues ahora todo. Ahora a seguir aprendiendo, a seguir trabajando en lo que me apasiona, la arquitectura, y a seguir explorando lo que me cautiva, la escritura.

Ahora qué, ahora a disfrutar de los primeros meses de vida de mi hijo, Gabriel; a recostarme en la cama, con las luces apagadas, sin la intención de dormir al instante. Recostarme para sentir sólo como avanza la noche; ni mi respiración ni el músculo adolorido por haber regresado al gimnasio. No, sólo el curso de la noche. No los minutos que condicionan los momentos, sino la simple presencia del cielo oscuro, bajo el que las ideas se vuelven extrañas, más aún que las situaciones que las detonan. Me gusta la noche para hacerlas mías antes de que el sol de la mañana se asome por encima del Sangangüey y les devuelva su absurda simpleza.

Por eso prefiero la noche.

Fotografía: Quin Stevenson

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s