10/31 Cinco Instantáneas sobre el enojo

10 enoja

¿Qué me enoja? ¿Por qué? Generalmente evito este tipo de cuestionamientos. Me parece que cuando tenemos presente lo que nos molesta somos más propensos a terminar siendo víctimas de tales situaciones.

No obstante intentaré enumerar cinco de las razones que me llevan a experimentar aquella emoción que asocio a un rostro enrojecido y apachurrado hacia sus adentros.

  1. Me enoja estar frente a la luz roja del semáforo y que suene el claxón del coche que está detrás de mi. ¿Acaso no sabe que la luz roja significa alto? Hubo un momento de nuestra existencia como sociedad en que la vuelta a la derecha ‘con precaución‘ (si, así, entre comillas para evidenciar el sarcasmo) se consideró como una estrategia para agilizar el flujo vehicular. Pero, ¡Caray! ¿Qué hay de los peatones que intentan cruzar frente a nosotros? Y, por otro lado, ¿Por qué tendría que sortear los carros que circulan sobre la avenida y buscar un espacio para colarme entre ellos?
  2. Me enoja despertar por la mañana, abrir los ojos y darme cuenta de que ignoré la alarma del reloj despertador. No hay semana que no me suceda lo mismo al menos por un día. Hay ocasiones en las que coloco el despertador lejos de la cama para obligarme a salir de ella, buscarlo e intentar despertar del todo mientras lo hago. La mayoría de las veces vuelvo a despertar y encuentro el despertador bajo mi almohada, con la alarma apagada. Lo peor es que ni siquiera recuerdo haberme puesto de pie y colocarlo en ese lugar.
  3. Me enoja la duda que me sorprende una vez fuera de casa con destino a una reunión con alguna persona; ‘¿Me puse desodorante?‘ Si voy caminando intento averiguarlo mientras llevo la mano a la axila de la manera más discreta que se me ocurre. En más de una ocasión la he encontrado completamente seca y justo en ese momento me convenzo de que pronto comenzaré a oler a perro remojado.
  4. Me enoja que los subtítulos de las películas que veo en casa, desde la computadora, estén desfasados de los diálogos. ¿Por qué me sucede esto? Detesto cuando me doy cuenta después de veinte minutos de espera mientras se descarga la película y de llevar a la cama las palomitas y espolvorear el chile en polvo sobre las papas saladas.
  5. Me enoja el hecho de saltar de una operadora a otra cuando intento dar de baja un servicio que previamente contraté con la tarjeta de crédito. Así sucede, marcas el famoso 01-800 y responde un robot que enumera las acciones que puedes hacer con solo apretar una tecla del teléfono. Pero, ¿Qué sucede si en esa lista de opciones no aparece lo que quieres hacer? Ah, después de escuchar una vez más la letanía numérica adviertes que si presionas el cero se abre la posibilidad de hablar con otro ser humano. El problema es que a menudo suena la misma voz robótica: “Por el momento todos nuestros operadores se encuentran ocupados…” Cuelgas.

Una vez terminado este ejercicio compruebo la idea de que al escribir sobre las cosas que te molestan puedes terminar dándote cuenta de que en realidad no siempre son tan graves y, quien sabe, hasta puedes reírte un poco de lo que te sucede y de la manera en que lo sobrellevas y evitas arrancarte hasta el último de los cabellos.

Día 10: Check.

Fotografía: Руслан Гамзалиев

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s