01/31 El inicio del reto de los 31 días

1 de 31

Hay tantas cosas que debo resolver en estos días y otras tantas que quiero resolver. La gestión del segundo anticipo de la obra que comencé hace tres semanas, el diseño de jardín de la casa Nogal y la actualización del cubo de escalera son cosas que debo resolver. Mientras que darle forma al nuevo blog y comenzar a escribir la novela son cosas que quiero resolver. La tesis, por su parte, es una de esas cosas que entra en las dos categorías; el deber y el gusto.

A veces me gustaría tener algunas decenas de clones o, simplemente, como lo he platicado en mis sesiones de couching, levantarme más temprano para dedicarle las primeras horas de mi día a las cosas que quiero resolver. Lo he intentado pero la mayor parte de las veces fracaso. Aunque me pregunto si es adecuado considerar la situación un fracaso.

Hace unos días terminé de leer el libro Los 100 de Kass Morgan. Literatura barata, comercial y juvenil, dirán algunos. ¡Etiquetas! Me pregunto por qué las personas sienten fascinación por etiquetar las cosas, y más si en ello hay la posibilidad de menospreciarlas o de enaltecer aquellas que desde un punto de vista intelectual habrían de considerarse aceptadas por la comunidad lectora.

El punto es que disfruté de la lectura. No sé en cuanto tiempo terminé el libro pero creo que fue rápido. La lectura es fluida y confieso que algunos capítulos me atraparon. La noche que comencé a leerlo devoré casi una cuarta parte del libro.

A partir de esto recordé que antes yo sentía mucha atracción por este género. El género de la fantasía, de la ciencia ficción o de la distopía.

Terminé Los 100 y decidí que me vendría bien volverme a sumergir en el género. Así llegué a Invierno Asesino de Kate A. Boorman.

Lo compré el sábado en el centro comercial. No estaba del todo convencido. Pase más de una hora en la librería. Mi esposa aprovechó para pasear por las tiendas. Acordamos encontrarnos en la salida de una tienda departamental a determinada hora.

Llegué al punto de reunión unos minutos antes. Abrí el libro y leí los comentarios que aparecían en la contraportada del libro. Alguien comentó que la obra era una brillante incorporación al género de ficción distópica. Así que a este género se le conoce como ficción distópica.

En ese momento me dí cuenta que siempre me sentí atraído por este género.

A partir de ahí comencé a explorar un poco más al respecto. Encontré algunos blogs y usuarios de twitter que abonan al tema.

Creo que esto me permitirá explorar más a fondo este género y espero encontrarme con cosas interesantes. Por el momento disfruto de Invierno Asesino. Me ha atrapado y estoy disfrutando de cada una de sus páginas.

A partir de la exploración que emprendí este fin de semana con respecto al género asumo el reto de escribir diario, durante treinta y un días, al menos quinientas palabras. Esto es el resultado del primer día. Aunque bueno, previo a esto escribí un pequeño relato que no saldrá a la luz hasta algunas semanas más.

Día uno: check.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s